Cómo Diseñar Un Folleto (Díptico, Tríptico o Panfleto)

en Diseño Editorial, El Folleto

Como diseñar un folleto. Dípticos, Trípticos y PanfletosEl folleto, prin­ci­pal­mente el tríp­tico, es uno de los medios impre­sos de comu­ni­ca­ción grá­fica más habi­tua­les para dar a cono­cer cual­quier noti­cia, evento, pro­ducto o ser­vi­cio, y por ello es pre­ciso dedi­car sufi­ciente aten­ción a su diseño para que el resul­tado comu­ni­que cla­ra­mente el men­saje y éste no pase desa­per­ci­bido para el lec­tor al que está destinado.

Dise­ñar un tríp­tico tiene como obje­tivo defi­nir el orden de pre­sen­ta­ción que ten­drá la infor­ma­ción: pre­ver cómo se leerá el men­saje que se quiere trans­mi­tir al des­ple­garlo y que éste resulte atrac­tivo, impac­tante y fácil de inter­pre­tar para el lec­tor. Por ello se deben estu­diar todos los posi­bles for­ma­tos, las alter­na­ti­vas de doblado y sobre todo, la manera correcta de pre­sen­tar la infor­ma­ción orien­tada al lector.

Carac­te­rís­ti­cas bási­cas de un folleto

Un folleto puede ser pre­sen­tado con­si­de­rando cual­quiera de los siguien­tes formatos:

El flyer está com­puesto de un sólo módulo con 2 caras (frente y vuelta).

El díp­tico pre­senta 4 caras (2 pane­les o módu­los) sepa­ra­das por un solo plie­gue o doblez.

El tríp­tico está com­puesto de 6 caras (3 pane­les o módu­los) y 2 pliegues.

El cua­dríp­tico está for­mado por 8 caras o pági­nas (4 módu­los frente y vuelta) y 3 pliegues.


El políp­tico resulta de 4 ó más doble­ces por lo que este folleto puede ofre­cer 10 o más caras.

El pan­fleto se podría con­si­de­rar como la ver­sión más sofis­ti­cada de un folleto. La UNESCO la define como una publi­ca­ción no perió­dica que puede con­te­ner desde 6 hasta 48 pági­nas (de tener más entra­ría en la cate­go­ría de Libro), uni­das, pero sin encua­der­nar. No obs­tante, este tipo de docu­mento suele pre­sen­tarse engra­pado. Todos los folle­tos pue­den tener orien­ta­ción ver­ti­cal u hori­zon­tal, o ser com­ple­ta­mente cua­dra­dos, como el que se mues­tra a continuación.

Ejemplo de un Panfleto cuadrado

Los folle­tos pue­den impri­mirse a un color —o tinta—, a dos, a cua­tro (full color) o más (cua­tro colo­res + una tinta plana y/o bar­niz). Pue­den ser de dis­tin­tos tama­ños una vez des­ple­ga­dos; los más habi­tua­les son CARTA (216 x 279 mm) y OFICIO (216x 356 mm).

Las for­mas de doblado (lla­mado tam­bién ple­gado o ple­cado) del folleto, sue­len ir aso­cia­das al obje­tivo par­ti­cu­lar del men­saje que el diseño busca trans­mi­tir. Vea­mos algu­nos casos:

Plegado de un Tríptico• Ple­gado en C, Envol­vente o en Cilin­dro. Es la forma de doblado más común, com­puesta por un con­junto de plie­gues que se doblan sobre sí mis­mos. Cuando se abre un folleto ple­gado en cilin­dro la infor­ma­ción se mues­tra gra­dual­mente al irse haciendo visi­ble cada módulo y el con­te­nido debe poder leerse como hojas inde­pen­dien­tes a la vez que como una tira única y continúa.

Ple­gado en Zeta. En este tipo de doblado la hoja se pliega en par­tes igua­les en forma de Z, por medio de dos plie­gues para­le­los dobla­dos en direc­cio­nes opues­tas. Este doblado es ideal cuando se requiere pre­sen­tar infor­ma­ción dua­li­zada: por un lado una parte y por el otro, otra dife­rente aun­que complementaria.

• Ple­gado en U. Tam­bién cono­cido como en ven­tana, es un doblado en el que los pane­les late­ra­les se cie­rran hacia el cen­tro y abren en sen­ti­dos opues­tos, com­par­tiendo, simé­trica o asi­mé­tri­ca­mente, las dimen­sio­nes de la anchura del módulo cen­tral al que cubren.

• Ple­gado en cruz. Este tipo de folle­tos se pue­den impri­mir por una o por las dos caras. Consta de dos o más doble­ces ver­ti­ca­les y hori­zon­ta­les, lo que los hace los más com­pli­ca­dos a la hora de orga­ni­zar el con­te­nido de forma cohe­rente e inde­pen­diente en cada cara.

• Otros for­ma­tos. Aun­que las ante­rio­res son las más usua­les, exis­ten otras opcio­nes de doblado, simé­tri­cas o asi­mé­tri­cas, basa­das en la crea­ti­vi­dad en el diseño del for­mato y en las posi­bi­li­da­des de corte  de la guillotina.

 Folleto-Dobleces-Tipos-de-Plegado

Carac­te­rís­ti­cas de diseño de un tríptico

Un tríp­tico es un medio de comu­ni­ca­ción que pre­senta un men­saje directo rela­cio­nado con una parte de toda la gama de pro­duc­tos o ser­vi­cios que una empresa o ins­ti­tu­ción pue­dan ofrecer.

Un folleto, en cual­quiera de sus varia­bles, no suple a un catá­logo gene­ral con toda la varie­dad de pro­duc­tos o ser­vi­cios, sino todo lo con­tra­rio: realza y enfa­tiza el obje­tivo par­ti­cu­lar que se busca alcan­zar con uno de esos ser­vi­cios o pro­duc­tos; mues­tra sólo una parte del todo.

Obsér­vese, por ejem­plo, el caso de una ins­ti­tu­ción ban­ca­ria. Un banco es gene­ra­dor de gran can­ti­dad de folle­tos, y aun­que cada uno con­tiene un men­saje espe­cí­fico, en ese “espa­cio” NO se pro­mo­ciona NI se ofrece una infor­ma­ción TOTAL del pro­ducto. El men­saje así pre­sen­tado tiene un obje­tivo: esti­mu­lar al lec­tor, des­per­tando su inte­rés y curio­si­dad, para que éste acuda a un lugar espe­cí­fico o soli­cite a tra­vés de cier­tos medios una mayor información.

Diseño inte­rior del folleto

Con­si­de­re­mos un tríp­tico habi­tual, el de ple­cado en C (en tres par­tes igua­les). En este caso, el diseño grá­fico del inte­rior puede pre­sen­tarse de dos formas:

a) Cada panel mues­tra una infor­ma­ción dife­rente (un nivel dis­tinto de infor­ma­ción). Las líneas de ple­cado, enton­ces, ayu­dan a sepa­rar y orga­ni­zar la hoja abierta en espa­cios de lec­tura más pequeños.

b) La otra opción es lo opuesto: no deli­mi­tar el con­te­nido por los doble­ces y su sepa­ra­ción visual, para mos­trar los ele­men­tos grá­fi­cos (texto, fotos, dibu­jos) a lo largo de toda lo hoja des­ple­gada, de tal manera que la apa­rien­cia sea la de un car­tel o un pequeño póster.

Este último es un recurso que ofrece más opcio­nes de diseño, pero el uti­li­zar uno u otro cri­te­rio depen­derá de la can­ti­dad y de cómo esté cla­si­fi­cada la infor­ma­ción que deba ser contenida.

Acerca del ter­cer panel de un tríptico

Al des­ple­gar un tríp­tico, el pri­mer panel abre a la izquierda dejando a la vista el ter­cero, que abre a la dere­cha. Este ter­cer panel del docu­mento es qui­zás el más impor­tante y difí­cil de usar y dise­ñar. Son muchos los clien­tes que plan­tean la difi­cul­tad de inte­grar cohe­ren­te­mente la infor­ma­ción pre­sen­tada en ese panel con el con­te­nido gene­ral de todo el tríptico.

Aquí dos posi­bles soluciones:

a) Uti­li­zar y dise­ñar este ter­cer panel como una exten­sión o con­ti­nua­ción de la cara inte­rior (anverso) del pri­mer panel. En los paí­ses occi­den­ta­les lee­mos de izquierda a dere­cha, así que el lec­tor, al abrir el folleto, irá a la izquierda, leerá hacia la dere­cha y con­ti­nuará leyendo el ter­cer panel antes de abrirlo.

Lo impor­tante está al abrir el pri­mer panel, ya que se encon­trará con un men­saje que ini­cial­mente estaba “oculto”, pre­sen­tando como una uni­dad de infor­ma­ción el con­te­nido inte­rior —anverso o “vuelta”— del pri­mer panel “unido” con el fron­tal del ter­cero, que a pri­mera ins­tan­cia esta­ban ocultos.

b) Uti­li­zar este ter­cer panel como una uni­dad de infor­ma­ción adi­cio­nal con con­te­nido dis­tinto. Para ello, emplea colo­res con­tras­ta­dos y dise­ños cla­ra­mente dife­ren­cia­dos del resto del folleto. Tam­bién pue­des emplearlo como un módulo con datos de con­tacto para ampliar infor­ma­ción o para des­ta­car algún des­cuento o pro­mo­ción espe­cial, por ejemplo.

Con­te­nido del tríptico

Si dis­po­nes de dos infor­ma­cio­nes cla­ra­mente dife­ren­cia­das o con­tras­ta­das, pero que hacen refe­ren­cia a un único tema común, con­si­dera rea­li­zar el diseño del tríp­tico con forma de ple­gado en Z. Este diseño te per­mite sepa­rar cla­ra­mente la infor­ma­ción entre ambas caras, sin que se mez­clen o con­fun­dan entre sí.

Parte pos­te­rior del tríp­tico ple­gado tra­di­cio­nal (en C)

Es muy habi­tual des­cui­dar la parte tra­sera de un tríp­tico, quizá por­que pen­sa­mos que el cliente o usua­rio siem­pre va a inter­pre­tarlo en “orden”, comen­zando a leer desde el frente hasta lle­gar detrás del folleto, en el sen­tido occi­den­tal de interpretación.

Sin embargo, al colo­car el tríp­tico sobre una mesa o escri­to­rio, este puede que­dar con la cara pos­te­rior expuesta hacia arriba. Es por ello que debido a las posi­bi­li­da­des comer­cia­les que ofrece, se debe cui­dar la infor­ma­ción y el diseño de esta cara pos­te­rior del documento.

Lo mejor es dise­ñar esta última sec­ción del folleto como una que con­tenga infor­ma­ción com­ple­ta­mente dife­ren­ciada del resto del docu­mento. Coloca ahí la infor­ma­ción de ubi­ca­ción o con­tacto de la empresa, o bien resume su gama de pro­duc­tos, pro­mo­ciona su página web o rea­liza un bre­via­rio de sus cua­li­da­des y sus servicios.

Envio por correo tradicional

En caso de que el folleto en cues­tión vaya a ser dis­tri­buido por vía pos­tal y sin el uso de un sobre exte­rior, debes inves­ti­gar muy bien las nor­mas de for­mato y envío que esta­blece la ofi­cina de correos de tu país o loca­li­dad o la empresa de reparto que corres­ponda. Ten espe­cial aten­ción en pre­ver los espa­cios reque­ri­dos para la colo­ca­ción de los datos del des­ti­na­ta­rio y del mata­se­llos, así como del gra­maje y los for­ma­tos correc­tos del papel que faci­li­ten su manejo y distribución.

La fina­li­dad de un folleto

La lon­gi­tud del texto de un folleto (sea este un volante, un díp­tico, un tríp­tico o un pan­fleto) y el tamaño de los grá­fi­cos o imá­ge­nes con­te­ni­dos son muy impor­tan­tes, ya que el espa­cio de que se dis­pone es mucho más pequeño com­pa­rado con el de un catálogo.

Antes de comen­zar debes ela­bo­rar un aná­li­sis, a manera de guión escrito, que res­ponda a estas pre­gun­tas: ¿A quién va diri­gido? ¿Qué idea básica y fun­da­men­tal debe pre­sen­tar? ¿Cuándo sal­drá al público? ¿Cómo y en qué luga­res se dis­tri­buirá? ¿Exis­ti­rán con­di­cio­nes cli­má­ti­cas o ambien­ta­les espe­cia­les (llu­via, nieve, penum­bra, humedad...)?

Y por encima de estas u otras pre­gun­tas, una: ¿Por qué le puede intere­sar al des­ti­na­ta­rio? Recuerda que el lec­tor debe per­ci­bir que va a obte­ner un bene­fi­cio, tan­gi­ble o intan­gi­ble, para intere­sarse al grado de exten­der su mano, tomarlo y darse el tiempo de revi­sar su contenido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Tér­mi­nos rela­cio­na­dos con esta entrada:

.........

{ 2 comentarios… Puedes leerlos abajo o añadir uno }

avatar Altano López B.

Me interesa conocer mas a fondo sobre el tríptico, porque tengo que presentar un trabajo y lo que la página tiene está muy interesante.

Responder

avatar isaac morales morales

muy buen trabajo…

Responder

Deja Tu Comentario

 

Entrada anterior:

Entrada siguiente: